Cómo cambian los tiempos

Cómo cambian los tiempos

Volvía la Champions al Johan Cruyff. Tras el histórico triunfo de la temporada pasada en la consecución de la primera victoria en el torneo europeo tras muchos años de dominio francés o alemán. La presencia de 2962 espectadores daba muestras que había ganas del torneo europeo. Una Champions en la que diferentes tuits recordaban en el día de hoy precisamente el debut del conjunto azulgrana en el feudo del Arsenal, otrora uno de los equipos dominantes en Europa, o cuanto menos en aquel entonces 2012 equipo más presente en competiciones europeas que las azulgrana. Pero cómo cambian los tiempos.

De aquel debut que acabó en goleada inglesa, solo quedan tres jugadoras de aquella plantilla en la que hoy saltaría al verde del Johan Cruyff. Seguro que para Alèxia, Leila y Melanie fueron sensaciones encontradas y sobre todo extremadamente diferentes para cerrar el ciclo iniciado por aquel entonces y cerrado con el cambio de papeles entre ambas escuadras en la Champions actual.

En los prolegómenos del encuentro la entrega de los trofeos otorgados por la UEFA de la temporada pasada, todos ellos copados por las jugadoras azulgrana que los recogieron encima del verde del Johan frente a la afición congregada en la noche dl martes.

Y antes del silbato inicial también el acto simbólico con todas las jugadoras rodilla en el suelo a modo de reivindicación.

En cuanto al partido pues el guion al que nos tiene acostumbrados el conjunto azulgrana a con el esférico como objetivo principal y el llevarlo al marco contrario en las mejores condiciones posibles para avasallar al rival y no dejarle pensar o concederle las menos opciones posibles siquiera de plantearse salir en transiciones ante el poderío de las delanteras azulgrana y la capacidad goleadora demostrada partido a partido.

Del otro lado, un Arsenal bien plantado sobre el verde achicando espacios interiores e intentando llegar en las ayudas en banda intentando siempre crear igualdad en cuanto recibía sobre todo la peligrosa Graham Hansen. Un guion de juego que tenían bien estudiado pero que aun así por la movilidad del ataque azulgrana dificultaba que pudieran poner en apuros a una Sandra Paños que veía el partido desde la lejanía y solo tenía que dirigir a sus compañeras con la ventaja de ver el partido desde la mejor de las posiciones.

Antes del primer cuarto de hora un par de llegadas de Mariona, un remate cruzado de Marta a la salida de un saque de esquina y un remate de cabeza de Alèxia que encontrarían una excelente respuesta de una Zinsberger que volvía al feudo azulgrana tras la eliminación en la anterior eliminaría en la que se había cruzado con las azulgrana cuando militaba en el Bayern.

Del lado de las inglesas un par de tímidas salidas a la contra, en la que en una de ellas encontraron un claro agujero en la zaga azulgrana mal basculada para la ocasión, si bien la carrera de la atacante inglesa acabaría en un centro rechazado por el repliegue defensivo del centro del campo en su ayuda de las zagueras. Defensivamente se mostraban muy sólidas y cuando eran capaces de mantener la cabeza fría y combinar con sus compañeras las jugadoras más talentosas se las veía capacitadas para intentar lanzar algún esférico a la espalda de la defensa local que eso sí tiraba bien la línea para dejar en posición de fuera de juego a una Miedema que buscaba atacar esos espacios entre centrales o en los cruces ante los desplazamientos en largo de sus compañeras.

Desde la banda, Giráldez intentaba modificar aquellos pequeños detalles que no acaban de permitir que el dominio se convirtiera en ocasiones que requirieran de la intervención de Zinsberger y es que las imprecisiones en esos metros finales estaban impidiendo que la superioridad se tradujera en el marcador.

En el minuto veinticinco de juego un ejemplo más de que no era hasta ese momento la noche de la puntería de las azulgrana y es que un disparo de falta de Graham acaba chocando contra una de las defensoras de la barrera y se marchaba a córner.

Cómo cambian los tiempos

Y justo pasada la media hora de juego llegaría el primer tanto del encuentro. La zaga inglesa se había mostrado impecable hasta ese momento pero en un error en un balón en que fueron demasiado blandas a la hora de alejarlo de la frontal, llegaba mansamente a los pies de Oshoala que soltaba un tremendo disparo desde la frontal que era rechazado por Zinsberger al contrario de cómo marcan los cánones al centro del área pequeña donde llegaba Mariona a la carrera intuyendo donde quedaría muerto ese balón para tras un control superar la posición de la cancerbera del equipo inglés llevando los aplausos de júbilo a la grada.

Intentaría reponerse el conjunto inglés del golpe por un tanto en el que habían participado de forma indirecta, pero empezaron a perderse en reclamaciones absurdas sobre lances del juego entrando más en el juego de su entrenador que siquiera les había hecho devolver un balón a las locales que lo habían mandado fuera para atender a una de sus jugadoras, y con ello propiciaron que el dominio azulgrana se acentuara y que las pupilas de Giráldez aún tuvieran más empeño en sentenciar el encuentro.

Llegaba el segundo en una acción en la que nuevamente la zaga inglesa no estaba acertada en su repliegue permitiendo que Oshoala tuviera todo el carril lateral y céntrales abierto para llegar hasta pisar línea de fondo al lado prácticamente del palo de Zinsberger para acabar cediendo el esférico en el último instante para la llegada en carrera de Alèxia que remataba al fondo de las mallas.

Y con la llegada al descanso la vuelta a la calma excepto para un conjunto inglés que, sin hacer demasiadas cosas mal, alguna de bien, pero sobre todo en dos errores había permitido que las azulgrana aprovecharan para coger ventaja en el electrónico. De nada sirvieron los minutos de descanso más que para hacer bajar la guardia a las inglesas o al menos eso pareció de su vuelta de vestuarios y es que en la primera acción del segundo tiempo llegaría el tercero de las azulgrana cuando Oshoala finalizaba el uno contra uno que le había concedido la asistencia de Mariona.

El tercero pareció condenar definitivamente el conjunto de Eidevall y es que empezaron a dejar unos espacios entre línea defensiva impropios de un conjunto de la élite del fútbol inglés con errores que frente a las azulgrana podría suponer un suicidio como equipo y exponerse a la goleada.

Con todo en contra llegarían los primeros cambios de un Arsenal que tenían un banquillo de ilustres, y es que saltaban al verde la americana Heath, la ex del OL Nikita Parris y la australiana Foord para intentar crear algo más de peligro. Ello ante equipos que hubieran podido sufrir un desgaste físico podría tener su razón de ser, pero para sacarles el máximo de efectividad con esos cambios tenían que tener un poco más el balón porque, aunque rápidas, sí no tienes opciones de salir en transición, da igual las jugadoras que tengas sobre el rectángulo de juego. Una muestra de ello fue el rondo que les hicieron precisamente a las tres incorporadas en el segundo tiempo saliendo perfectamente de su presión con paredes cortas y precisas.

A falta de media y tras alguna llegada con más peligro de las inglesas que lo visto en el primer tiempo, llegaría la que hasta ese momento sería la gran oportunidad del Arsenal para marcharse con al menos un gol en su haber, y que sería la antesala del gol de las inglesas. Ya lo había merecido la combinación en ataque que había acabado con el disparo de Parris, pero la excelente acción defensiva de Mapi, tirándose al suelo en boca de gol, había evitado el tanto que acababa con el esférico en el córner. Un córner que daría lugar al tanto de Maanum que remachaba el esférico sobre la línea de gol tras una concatenación de errores de las azulgrana.

El gol le otorgó confianza al conjunto de Eidevall que empezó a tener más el esférico y con ello poder transmitir más en ataque que como hasta ese momento en que prácticamente todas sus acciones eran defensivas, incluso aquellas con balón. Con esos minutos llegaron las ocasiones de las inglesas, más por corazón y peligro cerca del área que por remates que exigieran a Sandra Paños que, eso sí, al menos tenía que atajar los centros y estar más pendiente de los balones que merodeaban el área.

 Pero cuando hay tanta calidad del lado azulgrana solo queda esperar que en alguna de las acciones de ataque las locales acabaran de sentenciar un encuentro que había pasado por unos minutos de incertidumbre. Y con ese talento fue con el que llegó el cuarto de Martens y es que la holandesa superó con calidad en una pequeña vaselina la salida de la cancerbera de las inglesas aprovechando un excelente servicio al espacio que nuevamente cogió fuera de lugar a las centrales londinenses.

En las últimas acciones del partido a punto estuvo de lamentarse una posible lesión de Paños que salió valiente a los pies de Parris llevándose la peor parte, aunque todo quedó en un susto que se olvidaría rápido tras la señalización de una pena máxima en tiempo añadido que permitiría el lucimiento de Zinsberger que rechazaría el disparo de Alèxia con una excelente intervención evitando el quinto de la noche y con ello la manita en Champions que tendrá que esperar.

Ficha técnica

FC Barcelona: Sandra Paños, Irene Paredes, Mapi León, Marta Torrejón, Ana Maria Crnogorcevic (Fridolina Rolfo 76’), Patri Guijarro, Alèxia Putellas, Aitana Bonmatí, Mariona Caldentey (Bruna Vilamala 86’), Asisat Oshoala (Lieke Martens 71’) y Caroline Graham Hansen.

Entrenador: Jonatan Giráldez.

Arsenal Women: Manuela Zinsberger, Noelle Maritz, aleshores Williamson, Jennifer Beattie, Steph Catley, Lia Wälti (Jordan Nobbs 71’), Kim Little (Iwabuchi 81’), Frida Maanum, Bethany Mead (Tobin Heath 56’), Vivianne Miedema (Caitlin Foord 56’) y Katie McCabe (Nikita Parris 56’) .

Entrenador: Jonas Eidevall.

Estadio: Johan Cruyff.

Goles: 1-0 Mariona 32’, 2-0 Alèxia 43’, 3-0 Oshoala 48’,  3-1 Maanum 74’, 4-1 Martens 81’.

 

Autor: Enric Solé

Fotografías: Sara Aribó

 

Artículos relacionados